Así lo reveló un sondeo realizado por Solo Hockey. Luciana Aymar, encabeza la lista. Figuran un poco más abajo, Rebecchi, García y Luchetti.

La defensora Cecilia Rognoni, desafectada del plantel que representará a la Argentina en el próximo mundial, fue elegida por el público entre las 5 “imprescindibles”, junto con Luciana Aymar, Carla Rebecchi, Soledad García y Rosario Luchetti.

La mejor jugadora del Mundo 2002, quedó segunda en la lista con el 22 por ciento de los votos, detrás de Lucha (27) y delante de Rebecchi (18), Sole (16) y Charito (14).

La delantera Alejandra Gulla estuvo muy cerca de ingresar en la lista por dos unidades.

También recibieron algunos de los 500 votos por facebook, Noel Barrionuevo, Belén Succi, Silvina DÉllía, Mariné Russo y Claudio Burkart. Y más abajo, Carla Dupuy, Delfina Merino, Josefina y Daniela Sruoga.

Nota completa, edición junio de Solo Hockey

Ana Julia Foti- Foto Nati Carrizo para Solo Hockey

Fuente: Sólo Hockey


Rognoni es la “Madrina” de Las Leonas en el CT

Extraído de Hockey Delivery

La ex Leona, Cecilia Rognoni dialogó con TERCER TIEMPO NOA. Nos contó que nunca se distanció de sus compañeras, aunque las generaciones del equipo argentino evolucionan, la defensora que se colgó la medalla de campeona mundial en 2002, no deja de estar en contacto con las integrantes del equipo.

Instalada en la ciudad de Amstelveen, una pequeña ciudad pegada a Amsterdam que queda a diez minutos de donde se juega el torneo Champions Trophy 2011, Cecilia decidió aprovechar la oportunidad para estar más cerca de sus compañeras. Ahora ocupa el cargo de “Madrina del equipo”, y nos cuenta que, “siempre piden voluntarios en estos torneos y vi que podría colaborar con las chicas”. Con 34 años, una hija y esperando otro bebé, la defensora se mostró feliz y confesó, “ahora que veo los partidos desde la tribuna, los veo mas relajada”.

¿Cómo viste a Las Leonas en el último partido, ante Korea?
– Cecilia: la verdad es que los partidos los veo de a ratos, porque estoy con mi hija Nina en la tribuna y no me puedo focalizar por completo (sonríe). Creo que con Korea fue un partido raro, las chicas atacaron mucho y las rivales con lo poco que hizo sacó un empate. Pero a veces te puede pasar en estos torneos, tener un mal partido es algo normal.

Veo que sos parte de la organización,¿cuál es tu cargo?
– Cecilia: soy la madrina de las chicas. Vivo muy cerca del club Amsterdam, así que me pareció bueno estar presente.

¿Cómo se dio la iniciativa?
– Cecilia: en este tipo de torneos siempre piden voluntarios, y me di cuenta que sería una buena manera de estar más cerca del equipo y poder colaborar. Además se como se maneja este tema, se que necesitan las chicas. Entonces me ofrecí y me dijeron que iba a ser la madrina.

¿Cuál es tu función como madrina del equipo?
– Cecilia: mi tarea es esperar a las chicas en el club antes de cada partido. Controlar los vestuarios, ver si están en condiciones o no para que puedan cambiarse, bañarse y después hacer el baño de hielos. Después me encargo de cerrar el vestuario. O por ejemplo ellas se olvidan las cosas en la cancha y yo las voy a buscar (risas). Igualmente, aparte de eso, saben que yo estoy y que me pueden pedir lo que necesiten.

¿Cómo es tu relación con las chicas desde que viniste en 2006 a vivir acá?
– Cecilia: mi relación siempre fue muy buena. Siempre estoy en contacto con las chicas. Y bueno ahora que están acá aproveché para compartir un poco más de tiempo.

Pasando al hockey, ¿hablás con el equipo antes de los patidos?
– Cecilia: no, yo no quiero meterme. Yo estoy siempre, ellas saben que estoy a su disposición. Pero creo que el torneo y el protagonismo se lo llevan ellas y eso lo tienen que disfrutar.

¿Qué esperas para Argentina hasta el final del torneo?
– Cecilia: creo que tienen un buen equipo. El torneo es interesante, hoy me di cuenta que es el mismo torneo que nosotras jugamos en Sidney, recuerdo que pasamos con cero punto a la siguiente zona y estábamos obligadas a ganar los tres partidos. Ahora para las Leonas es igual, tienen que ganar lo que jueguen. Va a estar divertido, la verdad ahora que lo veo desde la tribuna, lo veo más relajada.

Fuente: Tercer Tiempo/Paulina Carrizo desde Holanda

http://hockeydelivery.blogspot.com/2011/06/rognoni-es-la-madrina-de-las-leonas-en.html


No sólo referente para el deporte

También para la lectura…

Un lector nos hizo llegar el siguiente relato.

Cuando yo tenía 16 años la lectura marcó mi vida de una manera que jamás imaginé.

En el período 2008-2010 estuve integrando el seleccionado provincial de hockey de Entre Ríos. Por primera vez en el 2009 participamos en el torneo nacional de selecciones sub 18 tras haber conseguido el ascenso. Y como éramos “los nuevos” en este tipo de competencia debíamos estar concentrados todo el tiempo para poder plasmar nuestro juego y no descender, ya que fue un gran esfuerzo ascender.

Para estar concentrados debíamos controlar factores externos e internos como los nervios del debut, la ansiedad y la adrenalina que se vive en los momentos previos antes de jugar. Para lograr esto nuestro entrenador, Roque Rognoni, nos daba ejercicios para aprender a como mantener una idea y concentrarse en un punto fijo.

El gran problema fue que “éramos un grupo muy hiperactivo”, siempre en los momentos de concentraciones hacíamos cualquier cosa menos los ejercicios. Por eso él intento mantenernos concentrados con la música, método que tampoco funcionó porque tranquilamente podíamos estar escuchando música y tener un palo y una bocha en la mano, y esto no nos ayudaba a calmar la ansiedad y los nervios.

Roque junto al asistente de campo y el preparador físico se preguntaban cómo podían hacer para que estuviéramos focalizados en una sola cosa sin perder el objetivo, entonces ellos le consultaron a la mejor jugadora 2002, Cecilia Rognoni, hija del entrenador, su técnica de concentración. Ella respondió que era LEER.

A partir de ahí nuestro ejercicio diario en las concentraciones era leer y al otro día comentar acerca de lo leído en la hora del desayuno. Lógicamente no a todos le gustaba leer y había gente que no hacia el ejercicio. Quienes incumplían la tarea iban directamente al banco por no estar concentrados.

La elección de los libros era libre pero estos no debían estar relacionados con el deporte. En mi caso opté por leer “El coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez. En esta historia el escritor colombiano habla sobre un coronel que vive con su mujer la cual está enferma de asma y él espera todas las tardes una carta acerca de su pensión, la que nunca llego.

Cuando finalizó el torneo de Mendoza del cual participamos, termine de leer esa novela. Nunca pensé hacer ese tipo de ejercicios con mis compañeros de selección, al principio costo un poco adaptarse a esa rutina, pero después ya era común levantarse y escuchar y comentar acerca de lo que cada uno había leído. A partir de ese ejercicio me acostumbré a leer algo antes de dormir.

Por Nahuel Godoy en http://enredaccion.bligoo.com.ar/concentraciones-de-lectura#content-top


Cecilia elogió el estado físico de Las Leonas

Cecilia Rognoni, medallista olímpica en 2000 y 2004 y campeona mundial 2002 con Las Leonas, elogió hoy el estado físico del seleccionado argentino, del que resaltó que “El equipo está muy bien físicamente. Controla muy bien la pelota, sabe dónde jugarla casi sin mirar, que es una ventaja”, expresó Rognoni, que vive en Holanda desde 2006, en diálogo con Télam, luego del partido que Argentina le ganó a Inglaterra por 1 a 0, en su debut en el Champions Trophy.

“Al equipo lo vi bien, las chicas están rápidas y me gustaron algunas de las jugadoras nuevas”, destacó Rognoni que jugó en las Las Leonas, entre 1995 y 2005.

Rognoni, de 34 años, ganó con Las Leonas la medalla de plata en los Juegos Olímpícos de Sydney 2000, y la presea de bronce en los de Atenas 2004. Además conquistó el mundial de Perth 2002 y el Champions Trophy de 2001, en Holanda.

“Siempre el debut es difícil. Me pareció un partido bastante parejo, con más intentos de ataque de Argentina. Ingaterra me pareció un equipo fuerte. La diferenecia, por ahora, la sigue haciendo Lucha , precisó la ex defensora argentina.

“Se escapó una vez y marcó la diferencia. A Lucha la ví un poco cansada. Estuvo bastante inteligente en varias jugadas del partido, en las que recibió y descargó la pelota cuando se le iban encima tres o cuatro rivales”, finalizó.

Fuente: Télam


Marina Di Giácomo la Leona vuelve a su tierra

Marina Di Giácomo retorna a Mendoza y tomó por primera vez el stick después de varios años de no estar en un cancha de hockey.

La otrora volante del Kleinzwitserland holandés, de la Universidad de Old Dominion, Ciudad de Buenos Aires y Las Leonas se puso nuevamente la camiseta del club que la vio nacer. “Pedí el pase y ahora juego en la segunda de Banco Mendoza ‘B’”, agregó la volante.

“El último fin de semana perdimos por goleada el primer partido ante la UN San Juan, pero lo importante no fue el partido si no que pude volver a compartir dentro de una cancha con jugadoras históricas de Mendoza como Carolina Sánchez, María Alejandra Ruiz, mi hermana Cecilia y Alejandra André. Fue una tarde fantástica”, recordó la primera mendocina en vestir la camiseta de Las Leonas en un Juego Olímpico.

-¿Por qué jugás en una segunda?

-Son cinco años sin actividad y no puedo hacerme la loca, no me da el cuerpo sin una buena pretemporada. Me voy a dedicar a divertirme, nada más me fascina entrenar.

-Enseñaste hockey en California y fuiste coach regional del seleccionado estadounidense ¿Te gustaría dirigir en primera?

-En realidad me gusta más el tema de las escuela formativas, la formación en todos los ámbitos, no solamente en lo deportivo; presenté un proyecto en el club, pero no llegamos a un acuerdo.

-¿Que significó ser una Leona?

-En realidad para mi fue una etapa dura, porque nunca pude alcanzar mi ciento por ciento en mi desempeño, ni un 90, ni 80, sólo un 70 fue lo máximo que logré en lo personal. Reconozco que con el mayor se me abrió la puerta olímpica, conocí a Sergio Vigil.

Lo que aprendí de él fue muy importante como le dije, me llevo oro en polvo y valoro todo lo que me entregó, como la energía y la pasión que ponía en cada entrenamiento.

“Me dejó también una gran amistad con Cecilia Rognoni, que es la única que sigo en contacto. A Ceci, siempre la consideré la mejor del mundo por mucho tiempo, no en cuanto a habilidad, sino en cuanto a ponerse un equipo al hombro, imponía respeto en la cancha, algo que Aymar consiguió con el tiempo”, apuntó la ex número cinco de Las Leonas.

Gonzalo M. Tapia – gtapia@ losandes.com.ar

Fuente: Los Andes


Cecilia Rognoni en La Gaceta de Tucumán

[…]

Charlar con Cecilia Rognoni, una de las mejores jugadoras que dio el hockey en la Argentina, representa un ir y venir sobre diversos temas del pasado, el presente y el futuro. Dueña de una fuerte personalidad que la convirtió en figura, a la hora de las palabras exhibe la misma seguridad, contundencia y peso que exhibía dentro de la cancha. Está claro que se trata de una Leona que ya no luce la camiseta, pero aún lleva la celeste y blanca en el corazón. Por Alejandro Klappenbach, Especial para LA GACETA.

1) ¿Qué recordás de tu debut en el seleccionado argentino?

– Fue en Chile, en un Sudamericano. De chica jamás tuve la camiseta de la Selección, no la quería comprar porque decía que alguna vez la iba a merecer, que me la iban a dar para jugar. Por suerte cumplí ese sueño. Justo el día que me la puse por primera vez me acuerdo de que estaba frente al espejo, ya vestida, y me peinaba y me acomodaba la pollera. Como si esa imagen que veía fuera increíble para mí; era la realización de un gran sueño de muchos años. No me acuerdo nada del partido, y sí de ese momento previo que tanto me impactó.

2) Te pido que elijas una cosa que aprendiste del deporte…

– No puedo, fueron muchas las que me enseñó y me dio. Mi marido y mi hija, la mayoría de mis amigos, muchas experiencias de vida a partir de los viajes, disfrutar del alto rendimiento. Me dio lecciones para aplicar todos los días: hacer lo que me gusta, honrar el privilegio de poder hacerlo, ser fuerte para superar los momentos difíciles, aceptar los errores y las equivocaciones. Tengo casi 30 años en el deporte, más de 10 en la Selección nacional. Soy una privilegiada y en este momento trato de aprovechar cualquier situación para compartir mis conocimientos y las experiencias.

3) Once años después del incidente de Winnipeg en el que le tiraste una bocha al árbitro, ¿qué mirada tenés?

– Es parte del aprendizaje, ya pasó y está asumido. Todavía no sé por qué lo hice, creo que nunca lo sabré. No estaba bien emocionalmente, andaba triste por algunas cosas que me habían pasado y el problema saltó por ese lado, con forma de error muy grave. Coincido en que hay errores que no se pueden pasar por alto, que no alcanza con una disculpa. El año de suspensión que terminó antes de los Olímpicos de Sydney fue sanción y, al mismo tiempo, una nueva oportunidad. Me gusta recordar el hecho con esa mirada. La Federación Internacional me permitió volver a jugar y no me suspendió de por vida, como algunos pretendían. Frente a esa nueva posibilidad creo haber reaccionado bien, aprovechando la chance. A veces hay que golpearse la cabeza contra la pared para aprender, pero es mucho mejor hacerlo escuchando a los más grandes. Y sin golpes.

4) Hay muchos que dicen que sos una deportista con excesos. ¿Qué opinás?

– A la distancia puedo coincidir; hoy veo la vida entera de otra forma. Ser madre me cambió muchas miradas. Siempre empujé los límites, quise lo mejor y fui muy exigente conmigo y con los demás. A veces eso juega a favor, a veces en contra. No negocié nada, siempre vi las cosas en blanco y negro. Hoy, en cambio, puedo permitirme ver muchos grises.

5) ¿Tus diferencias con algunas compañeras y con Vigil son parte del pasado?

– No creo que tenga sentido revisar los detalles. Creo que todos nos equivocamos un poco, que algunas cosas no son como se contaron, y que la que más pagó las consecuencias fui yo. Tema cerrado.

6) ¿Qué dirías hoy de Cachito Vigil?

– Es un gran entrenador para chicas, tiene mucho de docente, aunque lo elegiría más para menores que para mayores. Sabe mucho, sabe cómo transmitir cada aspecto técnico. Buscaría la forma de que se encargue de la etapa intermedia de la formación de las jugadoras de Selección.

7) Desde afuera, con todo lo que lograron sus equipos, cuesta creer que no sea el entrenador que más te marcó…

– Ese fue Carlos Castaño, “El Puma”, mi entrenador de Sexta división. Me dejó innumerables enseñanzas para mi carrera y para mi vida. Y tampoco puedo dejar de mencionar a Rodolfo Mendoza: “Chiche” me hizo debutar en la mayor y también marcó profundo mi tiempo de jugadora.

8 ) ¿Qué medidas tomarías para el bien del hockey argentino?

– Intentaría darle forma a una competencia nacional más firme, más intensa, más corta y con partidos eliminatorios. Pensaría en una semiprofesionalidad del equipo nacional, con facilidades impositivas para las empresas que quieran ser auspiciantes. Y aprovecharía mejor el envión “Luciana Aymar”. La mejor jugadora de toda la historia juega en el país y eso se aprovecha muy poco. Mi sensación es que va a deprimirse mucho el “universo Leonas” cuando “Lucha” se retire.

9) ¿Te vés como alguien capaz de llevar adelante estas iniciativas?

– No me veo dirigente. Lamentablemente, mis malas experiencias me han consumido muchas energías.

10) ¿Cómo ves al país?

– Increíblemente caro, me sorprende lo que gastás si estás una hora en el supermercado. Holanda está lejos y es muy distinta. Cada vuelta me llena de alegría porque me encuentro con los míos, pero a la vez me da mucha tristeza porque no veo avances. Veo un país estancado, nervioso, enojado en varios aspectos. Cada vez es más difícil, cada vez hay que pelear más, y más, y más. Tener un marido holandés, criado en otra cultura, también me expone; él me marca cosas que para mí son normales y que no puede entender. Subir al auto y trabar las puertas, él no lo entiende. No dejar nada afuera de la casa, en tu jardín a la noche, tampoco.

11) Vivís en Holanda. ¿La conocés a Máxima?

– No todavía, imagino que la conoceré pronto porque tenemos conocidos en común, pero me da vergüenza pedir cosas de ese tipo.

12) ¿Un equipo rival?

– Australia de fines de los 90 y principios de 2000. Fue un equipo superior, como si jugara hockey de hombres. En ese contexto Alyson Annan era la jugadora desequilibrante.

13) ¿Una Leona que hubiesen querido los otros equipos?

– Vanina Onetto en su momento era implacable, enfrentarla se hacía muy difícil. “Sole” García es rápida, hábil, muy complicada de marcar. Y Carla Rebecchi también. A las tres las quiero en mi equipo.

14) ¿Una compañera?

– Si no puedo decir mi hermana, de Argentina elijo a Mariela Antoniska y Anabel Gambero. De afuera Fleur Van der Kieft, de Holanda, y Sophie Giets, de Bélgica.

15) ¿A quién admirabas?

– Nunca tuve ídolos pero agradezco haber compartido equipo y habitación con Gabriela Sánchez, una persona sensacional, plena de valores. Y aprecio el entendimiento del juego y los tiempos que tenía Anabel Gambero.

16) ¿Un partido?

– Final del Champions Trophy de 2001, como partido. Y ese título, sin dudas. Fue el que más disfruté.

17) ¿Más que el Mundial 2002, más que las medallas olímpicas?

– Sí. El oro olímpico es una cuenta pendiente, en especial porque estuvimos muy cerca. Ojalá las chicas puedan en 2012.

18) ¿Te gustaría cambiar algo del reglamento?

– El tema de la revisión de algunos fallos de los jueces con imágenes de televisión debe ser más dinámico. Está bueno que se pueda dar marcha atrás con algunos errores, pero tiene que ser ágil; así como está, frena demasiado el partido. Los últimos cambios han sido positivos y el aporte de la tecnología es necesario, sin dudas.

19) Hay momentos en que Las Leonas inundan los medios de comunicación. ¿Te gusta?

– Cada una hace lo que le parece. Mientras disfrutes, no le hagas daño a nadie y no arriesgues tu físico, todo bien. En el caso de “Lucha”, por ejemplo, que estuvo en el circo de Susana Giménez hace unos años, creo que eso no estaba bueno, era un riesgo para su cuerpo, podía caerse, lesionarse y condicionarse como jugadora. Si se toman los recaudos necesarios, me gusta que haya acceso a nuevas posibilidades.

20) ¿Puede que en algún momento se hayan mareado con la fama?

– Es una respuesta que, creo, pasa por sensaciones personales. Una misma acción puede que a alguien le parezca un error, y a otro un acierto. Más allá de eso, estoy convencida de la necesidad de dejar los laureles dentro de la cancha: si los llevás con vos afuera te equivocás feo. Afuera sos una más. Coincido en que el equilibrio no es fácil, la tendencia te lleva a creer que podés aplicar afuera lo que sos adentro. Y afuera sos uno más, no sos ni campeona del mundo ni nada que se le parezca. La vida continúa; cuando el éxito se va, se va mucha gente también…

21) Dos medallas olímpicas, un Mundial, Champions Trophy, Olimpia de Oro. ¿Encontraste las palabras justas para describir lo que se siente al alcanzar lo máximo?

– No es fácil de contar, porque no es fácil de entender tampoco. El Mundial de 2002 lo ganamos por penales y mi sensación fue de alivio, todo lo que hicimos valió la pena, no quedó nada pendiente, nos reafirmamos en nuestras ideas y convicciones. Por eso es tan difícil mantenerse, mucho más que llegar, porque no tener nada pendiente te relaja de manera automática. A nivel humano, voy a hablar sólo por mí, crecí a la fuerza. Estaba en el mejor momento de mi carrera, sentía que nadie me podía pasar, estaba muy segura de mi juego, confiada en mis posibilidades. Hay que andar con cuidado cuando estás arriba, porque eso quiere decir que otros quedaron abajo. Y mirar desde allí puede hacer perder el equilibrio.

22) ¿Te preguntás qué hubiese sido de tu carrera de no haberte lesionado?

– ¿Hace falta decir que las lesiones son la parte más amarga de la carrera deportiva? Nunca pensé el tema de la manera que lo preguntás. Las lesiones enseñan, aunque muchas veces esa enseñanza llega tarde, ya que lo mejor que se puede hacer para no lesionarse es cuidarse, entrenar bien, alimentarse como corresponde. Y, casi siempre, eso lo entendemos una vez que ya nos lesionamos. El riesgo del alto rendimiento es permanente, se lleva el físico siempre al límite. Lamentablemente jamás me recuperé del todo de mis problemas de rodillas. Tuve una operación, después otras, los procesos de recuperación fueron largos y no del todo exitosos. Aprendí a conocerme más, crecí mucho, aunque me resultó difícil mantenerme firme mentalmente para no entregarme, porque nadie podía hacer las cosas por mí.

23) ¿Te sentís una ex jugadora?

– Nunca se sabe, porque las motivaciones no siempre son estables aunque, si hablo por hoy, ya está. Me gustaría seguir jugando siempre, el deseo no va a desaparecer, pero el tiempo pasa y mis rodillas no me permiten jugar como me gusta. Es una etapa que se termina y abrirá la puerta de otra, porque el hockey será parte de mi vida hasta el último día.

24) ¿Alguna vez una ex Leona será entrenadora del seleccionado?

– No lo sé, es difícil imaginar ese escenario. En mi caso, estoy pensando en ser entrenadora. Me gusta transmitir lo que aprendí. En Holanda hay muchos cursos para aprender a enseñar, más allá de la experiencia de alto rendimiento que tenga cada uno. Entrenar un equipo está en mi cabeza para dentro de un tiempo. Pero Las Leonas demandan mucho tiempo, casi tanto como los hijos… ¿se entiende?

25) ¿Le sacaste todo el jugo posible a tu juego?

– Aprendí a entrenarme sola porque necesitaba una preparación particular, distinta del resto. Eso no siempre fue bien visto y, quizá, haya cometido un error al no comunicarlo correctamente. Un mes antes del Mundial 2002, Barrionuevo me sentó y me dijo que no me veía bien, que no llegaba, me preguntó si tenía algún problema. Yo no entrenaba con el grupo como lo hacían todas. Le pedí que confiara en mí, y nada más. Llegué como nunca en mi vida, fuimos campeonas y jugué en buen nivel. Siempre reclamé que no nos entrenaran a todas de la misma forma porque no somos todas iguales. Eso me trajo algunos inconvenientes.

26) ¿Qué característica de tu juego te hubiese gustado mejorar?

– Ser más dotada físicamente, sufrir menos calambres, mejor capacidad aeróbica. Escucho que yo era superdotada físicamente y me causa risa. Eso no es verdad. Tuve siempre muchos problemas o limitaciones físicas.

27) ¿Cómo viste el Mundial de 2010?

– Mas allá del resultado mi mirada es un poco más amplia. Me gustó el proceso, cambiaron muchos apellidos y, a nivel humano, el grupo encontró su nueva medida, lo que permitió su crecimiento y madurez.

28) De más esta decir que te hubiese gustado estar…

– Mis rodillas no me dejaron, me lastimé otra vez. A partir de no llegar desde lo físico, el resto no cuenta. Con un programa diferenciado de preparación quizá habría llegado, pero el cuerpo técnico manejaba otras exigencias de tiempo y así resultaba imposible. Y frente a ese panorama, entiendo la decisión que tomaron.

29) ¿Tu legado para con el hockey argentino?

– Nuestro grupo tuvo un fuerte impacto en muchas de las chicas que hoy juegan, las acercó al hockey e influyó para que lo eligieran como su deporte. Si pienso en cosas concretas luché mucho por conseguir agua o bebidas para los entrenamientos, y también para que nos realizaran chequeos médicos anuales. Es una gran satisfacción saber que hoy son requerimientos impuestos, nadie discute sobre el tema.

30) ¿Te arrepentís de algo?

– No me arrepiento de mis búsquedas, de mis objetivos ni de mis intenciones. Sí de algunas formas. Defendí lo mismo que hoy defendería pero cambiaría las formas, algunas maneras, dando más explicaciones y cediendo un poco, algo que jamás hice.

Fuente: La Gaceta de Tucumán


Oro para River y Murialdo

Muchos fueron los motivos para celebrar en la institución de Chacras. Primero la exitosa culminación de la segunda edición del Champions Trophy de clubes; torneo que fue organizado por la página web Cuarto Tiempo (www.cuartotiempo.com.ar).

Segundo el campeonato y la copa “Cata Internacional” ganada por River Plate (en damas) y por Leonardo Murialdo (en caballeros). Tercero por el retorno de Marina Di Giacomo a la casa que la vio crecer como una jugadora de hockey.

El 2011, 37° aniversario del club Banco Mendoza, será un año muy especial y persistirá en la memoria de cada uno de los participantes en este certamen que albergó a los equipos provenientes de San Juan, Córdoba, Buenos Aires y Mendoza.

Entre las damas, la coronación de las “Vikingas”, significará para las chicas de River, dirigidas por Sergio “Cachito” Vigil, multiplicar su sueño de ser protagonistas en primera división del hockey bonaerense. Su título lo conquistaron luego de impartir una presión feroz, a lo largo del complemento, a las chicas de Los Tordos. A quienes superaron, 2 a 1, tras dar vuelta el marcador con los goles de Andrea Morello. Valentina Neira, a los 2’, del segundo tiempo había anotado la primera cifra que deparó la final.

Por el tercer puesto, en definición por penales, Córdoba Athletic derrotó a UN San Juan (4 a 2) tras igualar en tiempo reglamentario 1 a 1. El resto de la jornada arrojó los siguientes guarismos Marista 1 – Andino 0 y Yerutí 1 – Banco Mendoza 0.

El Canario festejó por goleada

Por su parte, entre los varones, Murialdo apabulló0 a Banco Nación (7 a 1). De esta forma los dirigidos por Leonardo Lorenzo, con los tantos de Federico Franco (2), Gonzalo Franco, Leonardo Castronovo, Matías Franco, Franco Medici y Mauricio Donatti marcaron un récord muy difícil de igualar en una final de un torneo.

Para los Bancarios, Leandro Ojeda marcó el gol del honor. Alan Coria, arquero y figura de los Canarios, fue el encargado de recibir los premios del Club anfitrión y de la Municipalidad de Luján.

Por el tercer puesto, por penales, Andino derrotó a Obras (4 a 3) luego empatar 2 a 2. Por el quinto lugar, UDAP le ganó a alemán 2 a 0, mientras que por el último peldaño e la general Córdoba Athletic se impuso a Banco Mendoza 2 a 0. Mauricio Videla – mvidela@losandes.com.ar

Los Andes


Lo único que le faltaba… Luciana Aymar Olimpia de Oro 2010

  • Autor: Vicky
  • Archivado en: Varios
  • Fecha: dic 23,2010

Felicidades Luciana


Magui la marca por favor

Magui la marca por favor


Las Leonas tuvieron su homenaje

 

 

Las figuras del seleccionado femenino de hockey sobre césped recibieron una mención especial por diez años de logros desde la medalla de plata obtenida en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

¿Quién dijo que las mujeres no están hechas para el deporte? Las Leonas dejaron atrás ese antiguo y gastado axioma. Desde la medalla de plata obtenida en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 hasta el título del mundo que se consiguió este año en Rosario pasaron diez años de logros. Las Leonas recibieron una plaqueta en reconocimiento al sacrificio, a luchar contra la adversidad y por el éxito conseguido.

Sole García, Luciana Aymar, Magdalena Aicega, Mariana González Oliva, Delfina Merino, Claudia Burkart, Mariné Russo, Jorgelina Rimoldi, Ayelén Stepnik, Mariela Rossi, Cecilia Rognoni e Inés Arrondo, figuras de ayer, de hoy y de siempre en el deporte argentino, subieron al escenario para recibir de Sergio Cachito Vigil y Gabriel Minadeo, los entrenadores en este ciclo, el premio.

La mesa de Las Leonas, la número 6, fue la más “ruidosa” de la noche. Una amistad de diez años hacía la cena bien amena, cargada de chistes y comentarios. Siempre muy elegantes, Las Leonas se ganaron, además, las miradas del público masculino en el Palacio Alsina.

Fuente: Clarín